Seleccionar página

Llegados a este punto, Covey hace un inciso para recordar que la victoria privada precede a la victoria pública. La independencia es el primer logro; la interdependencia sólo está al alcance de gente independiente.

Es importante recordar lo dicho en la primera entrada de la serie: De dentro hacia afuera. Si nuestras palabras y acciones derivan de técnicas superficiales de relaciones humanas (ética de la personalidad) y no de nuestro núcleo interior (ética del carácter), los otros sentirán esa duplicidad y no podremos crear las bases necesarias para la interdependencia efectiva.

La cuenta bancaria emocional

Covey emplea el concepto de “cuenta bancaria emocional” para definir el equilibrio P / CP en una realidad interdependiente. Y para ello habla de depósitos y reintegros, no de dinero sino de confianza. Establece seis depósitos principales:

  • Comprender a la otra persona: hacer que lo que es importante para la otra persona sea tan importante para uno como la persona misma
  • Prestar atención a las pequeñas cosas
  • Mantener los compromisos: probablemente no haya reintegro de más peso que hacer una promesa y luego no cumplirla
  • Aclarar las expectativas: la causa de casi todas las dificultades que aparecen en las relaciones arraiga en expectativas conflictivas o ambiguas en torno a roles y metas
  • Demostrar integridad personal: adecuar la realidad a nuestras palabras
  • Disculparse sinceramente cuando se realiza un reintegro

En el desarrollo de relaciones no se puede compensar la falta de nobleza del carácter personal con técnicas y habilidades de la personalidad.

Antes de pasar al cuarto hábito, recordamos una última idea: en una situación interdependiente, todo problema P es una oportunidad CP para construir las relaciones.