Sobre entrantes y pantalones

Nos habría gustado que nos sirvieran los platos principales una vez terminados los entrantes, pues al traerlo todo junto seguramente se enfriarán. Se lo comentamos a la camarera educadamente, más como sugerencia que como demanda. Su respuesta: “es que Pudong es así”.

La dependienta del corner de pantalones, tras un tiempo prudencial, se acerca al probador y llama desde fuera ofreciendo su ayuda. Da su opinión, espera a que me pruebe la otra talla y al verme me saca de dudas con un dictamen seguro y preciso. Al pagar le pregunto por los modelos. Su respuesta: “Sí, hemos cambiado los nombres para adaptarlos al estándar”.

La camarera puede actuar sobre la comanda, retrasando los segundos hasta haber recogido los primeros. Y, sin embargo, su actitud es reactiva, echa balones fuera: “es que las cosas son así”. Habla en tercera persona.

La dependienta del corner es el último eslabón de la cadena, y por supuesto no tiene nada que decir sobre qué nombres se les da a los modelos de pantalones. Está lejísimos de los órganos de decisión, no es más que una vendedora. Y, sin embargo, su actitud es proactiva, se compromete, se hace responsable. Habla en primera persona.

La madurez implica tomar la iniciativa, despreciar la actitud pasiva, hacer que las cosas sucedan. Sin responsabilidad no hay crecimiento.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Un pensamiento en “Sobre entrantes y pantalones

  1. Pingback: Un año de INSPIRATTIO: 2015 - INSPIRATTIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>