Serie Poder sin límites (vi) – Dominar nuestra mente [BdN]

Este post forma parte de la serie “Poder sin límites” del Bloc de Notas de INSPIRATTIO, que recoge nuestras anotaciones acerca de la obra de Tony Robbins. Accede al resto de entradas de la serie aquí.

tocadiscos

  • No es que las personas carezcan de recursos, sino que carecen de control sobre sus recursos — aprender cómo cambiar los estados y, por consiguiente, los resultados
  • Uno puede cambiar cualquier sensación, emoción o comportamiento en cuestión de instantes, como el que cambia de disco en una gramola
  • Lo ocurrido no importa. Lo que importa es cómo uno construye en su mente lo que ocurrió. La diferencia está en la forma de estructurar las representaciones internas
  • Con respecto a las representaciones internas, podemos cambiar dos cosas: lo que nos representamos y cómo nos lo representamos — submodalidades, imagen asociada vs. disociada
  • Uno puede cambiar el efecto que cualquier experiencia tiene sobre sí mismo, como si fuera un productor cinematográfico
  • Sistemas de representación: visual, auditivo, cenestésico
  • La manipulación de las imágenes cambia las sensaciones que las mismas evocan:
    • Podemos tomar las experiencias favorables e intensificarlas
    • Podemos privar a las experiencias desagradables de su poder e influencia: si tomamos la imagen negativa y la empequeñecemos, la oscurecemos, la convertimos en una fotografía sin movimiento, entonces le quitamos su poder
  • Adquirida la conciencia de cómo producimos nuestras emociones y comportamientos, uno puede empezar a dirigir el propio cerebro y crear los estados que le favorecen
  • La frustración, la depresión o el éxtasis no son objetos materiales; son procesos creados por determinadas imágenes y sonidos mentales, así como por actos físicos, todo lo cual controlamos consciente o inconscientemente
  • Los triunfadores saben cómo aumentar el volumen de lo que les favorece y cómo cortar la voz a lo que les perjudica

La depresión no es una situación permanente; es un estado, y las personas pueden entrar en él o dejarlo.

Está en tus manos la posibilidad de controlar por completo tu propio estado.

Nada es tan bueno ni tan malo; es el pensamiento el que lo hace tal.

Si continúo representándome las cosas de esta manera, ¿qué voy a conseguir en la vida? ¿Hacia dónde me dirige mi comportamiento actual y hacia dónde quiero ir?


Asumir el control de las representaciones internas. Ser el dueño y soberano de uno mismo, dominar y dirigir el propio cerebro

Basado en Unlimited Power. Anthony Robbins (1986)

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>