Redondillas

Una estrofa regalada,
tu vestido de flamenca,
una noche de emboscadas,
el penalti de Panenka.

Un reverso de Taboada,
veintinueve de febrero,
una cena en Sudestada,
Radio Estadio en Onda Cero.

La tercera derivada,
la luna en cuarto creciente,
camarón, al que no nada
se lo lleva la corriente.

Veinteañeras desatadas,
ruinas del anfiteatro,
un refugio, la almohada
al compás del tres por cuatro.

Una tarde soleada,
darse mus con par y juego,
tras un par de pedaladas
coger las de Villadiego.

Una cita improvisada,
Don Francisco de Quevedo,
esta rima atropellada,
una vuelta más al ruedo.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>