Puedes

Y tanto que puedes. Mira adentro, búscate. Tu fuerza está ahí, enrevesada en la maraña de creencias y pensamientos irracionales que te bloquean esta tarde. Sácala a la luz, abrázala, siente su sacudida. Alza los puños, extiende los índices en alto y mira más allá de ellos, hacia el infinito. Vence a la desidia, mata la inercia, ponte en marcha.

Ahí estás. Gritas “vamos” y sientes un escalofrío incendiar de tensión tu cuerpo. Recobras la energía que parecía haberte abandonado. Rescatas el ímpetu que siempre has llevado dentro y notas cómo te vienes arriba por momentos.

Ahora sí. Vuelves a ser tú, y eres imparable.

¿Quién dijo que no podías?

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Un pensamiento en “Puedes

  1. Pingback: Stig Severinsen: la fortaleza mental del hombre que no respira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>