Serie L7H (vi) – Cuarto hábito: pensar en ganar / ganar [BdN]

Este post forma parte de la serie “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” del Bloc de Notas de INSPIRATTIO, que recoge nuestras anotaciones acerca de la obra de Stephen Covey. Accede al resto de entradas de la serie aquí.

Si los hábitos 1º, 2º y 3º conducen a la conquista de la “victoria privada”, los hábitos 4º, 5º y 6º constituyen lo que Covey denomina “victoria pública”.

Sigue leyendo

Momentos: 1 – 15 Agosto 2016

1.

Los focos del rascacielos trazan una pantalla de luz en torno al perímetro, como una cúpula invisible que protegiera el edificio. Atravieso la penumbra, allá donde la oscuridad se extiende a medida que me adentro en la plaza desierta. A estas horas no quedan ni los perros. La quietud es sobrecogedora, acrecentada por la suave calidez de la atmósfera. Miro a uno y otro lado en busca de algún signo de vida, entre la vegetación abundante, el foso inerte y los solitarios bancos de piedra. Me parece estar cruzando el escenario de una distopía. Sigue leyendo

Momentos: 16 – 31 Julio 2016

16.

La heladería tradicional es ahora otra heladería, más moderna. El local de la taberna de antaño lo ocupa una franquicia, junto a la cual han abierto otro sitio de tapeo. En la otra acera reconozco algunos escaparates; pocos, porque también hay muchos nuevos, entre ellos una hamburguesería de aparente estilo cool y un enorme bazar de ropa regentado por chinos. El fast food  de tacos ha desaparecido, y en su lugar hay una tienda de artículos para fiestas infantiles. Sigue leyendo

Momentos: 1 – 15 julio 2016

1.

El comedor está lleno hasta la última mesa, lo cual amplía la resonancia y hace que tenga que hablar casi a gritos. Muy buena la crema de puerros, fresquita, y estupendo el trago de cerveza para entrar en el fin de semana. La pasta está espectacular, genuina Italia: medallones rellenos de bacalao al limón y con un toque de tomillo, y maccheroni a la melanzane. Sigue leyendo

Momentos: 1 – 15 Junio 2016

1.

Me cede la piña (sólo queda una, dice la chica) y se queda él con el melón. Me he cuidado de mostrarme beligerante, manteniendo un discurso pausado durante toda la conversación, pero no me he guardado nada. La realidad ha resultado ser muy diferente de la propuesta que me hicisteis hace un año, le he dicho, argumentando los diversos aspectos en los que su planteamiento no era cierto. Como el que se compra una casa y cuando entra a vivir en ella se da cuenta de que los vecinos son ruidosos, la bajante ha reventado, la caldera no funciona y hay filtraciones de humedad. Sigue leyendo