Tercetos para el gol

Vuelvo la página. Al inicio de una última cara en blanco, un par de líneas en cursiva indican que eso es todo. “Espacio reservado para borrador, cálculos, escribir poesía u obscenidades. Nada de lo que se escriba en esta página será leído.”

Lo he peleado razonablemente. Cuatro preguntas test sobre comercio internacional y Singapur. El resto, de desarrollo breve, sobre productividad total de los factores, coberturas, tipos de cambio spot y forward y paridades de poder adquisitivo y de tipos de interés. Llegados a ese punto, pienso, el asunto queda medianamente resuelto. Levanto la vista hacia el reloj del aula; hay margen de sobra para volver sobre un par de cuestiones que, bien rematadas, me meterán en el grupo de candidatos al percentil 90.

Pero antes, por alusiones, ahí va a quedar eso. Un ex Secretario de Estado de Economía ovetense y un profesor argentino, hincha acérrimo de River, pueden ser buen público para sellar la prueba con los dos tercetos elegidos, de cosecha propia por supuesto. Que los lean o no ya no es cosa mía. Así que, a pesar de la disonancia en tal contexto (algo así debe sentir un grafitero, observo irónico), no dudo en estampar mi rúbrica a modo de versos:

“…

Alarde de sutiles embestidas,

no cesa el toque eléctrico; estalla,

vibra, ruge la grada enloquecida.

 

Pelota abierta a cal, fin de batalla.

El pase de la muerte da la vida.

Balón cruzado al fondo de las mallas.”

 

Al fin y al cabo, sólo les estoy tomando la palabra.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>