20 pasos hacia adelante (i) [BdN]

Jorge Bucay fue uno de los precursores de la literatura de “autoayuda”; o al menos podríamos decir que bajo sus grandes éxitos de ventas se extendió y hasta popularizó un género que hasta entonces parecía privativo de profesionales o especialistas. Sus enseñanzas llegaron de forma masiva al público general por lo novedoso de su pensamiento y de la forma de transmitirlo. La proliferación de tantos títulos acerca de lo que hoy en día se conoce como “psicología positiva” ha derivado en mensajes que poco tienen que ver con los de Bucay, pero sí cabe pensar que tienen en el psicoterapeuta argentino a uno de sus antecesores.

Rescatamos aquí uno de sus libros, “20 pasos hacia adelante”, en el que nos ofrece algunas pautas para avanzar en el camino del crecimiento personal y la autorrealización.

En una primera entrada recogemos los 10 pasos iniciales de ese camino que propone Bucay (los pasos literalmente, la breve explicación de cada uno es síntesis de INSPIRATTIO).


Paso 1: Trabaja en conocerte. Un buen conocimiento de uno mismo es indispensable para establecer vínculos constructivos con otros. El primer paso para la autorrealización empieza por conocerse, mirar hacia adentro, descubrirse, asumir la propia responsabilidad y ser fiel a uno mismo. Sólo sabiendo quiénes somos podemos aspirar a mejorar y a crecer.

Paso 2: Decide tu libertad. Libertad es la capacidad de elegir entre las distintas alternativas posibles. Ejercer la libertad implica declararse responsable, aceptando el coste de las propias decisiones. Esto conlleva dosis sólidas de valentía para no renunciar a nuestra libertad, ni siquiera en lo que consideramos asuntos menores o “cosas sin importancia”.

Paso 3: Ábrete al amor. La realización personal no existe sin la capacidad de amar y de sentirse amado. Ese amor es el sentimiento de felicidad por la mera existencia de la persona a la que amamos, y se traduce en el querer cotidiano como interés por el bienestar del otro. Abrirse al amor significa, por tanto, sentir un verdadero y honesto interés por lo que le suceda a otros.

Paso 4: Deja fluir la risa. Afrontar la vida con buen humor, no dejar de sonreír. El humor nos previene de las rigideces, del orden estricto, de tomarnos las cosas demasiado en serio, y nos hace más llevaderas las preocupaciones y las frustraciones del día a día. La risa produce endorfinas, que tienen un efecto positivo demostrado en la salud. Sonriamos aunque nos cueste, y con ello contribuiremos al “efecto multiplicador” de la sonrisa.

Paso 5: Aumenta tu capacidad de escuchar. Escuchar activamente supone empatizar con el otro, ponernos en su lugar y no tratar de imponerle nuestro discurso desde una  pretendida superioridad. Escuchar requiere tener la humildad para recibir lo que otros ven de mí que yo no veo y aprender la parte que todavía ignoramos. Escuchar es situarnos en el mismo plano que el que habla.

Paso 6: Aprende a aprender con humildad. Hay quien va por la vida creyendo que lo sabe todo y que, por tanto, nada puede aprender de los demás; hay quien no escucha a los otros porque asume que no tienen nada que enseñarle. Creer que lo sabemos todo es una actitud soberbia que limita el propio desarrollo al rechazar enriquecernos con el saber de otros. De nuevo, lo contrario precisa escuchar con humildad.

Paso 7: Sé cordial siempre. La cordialidad, la actitud alegre hacia los demás, es contagiosa. Se trata de ser amable y sacar al exterior la sonrisa interna, de generalizar el buen trato de forma indiscriminada.

Paso 8: Ordena lo interno y lo externo. Alcanzar las metas pasa por priorizar lo importante sobre lo accesorio. S. Covey, en “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, hablaba de empezar por lo primero como forma de optimizar la administración del tiempo. Se trata de actuar ante lo importante para evitar tener que reaccionar ante lo urgente. Bucay lo expone con la parábola de la vasija, las piedras y la arena.

Paso 9: Transfórmate en un buen vendedor. Ser vendedor de uno mismo, ofreciendo activamente y de forma atractiva lo que cada uno tiene para dar. Hay personas muy “comerciales” que se dan un bombo excesivo para sus méritos, denotando quizá un complejo de inferioridad inconsciente; y hay otras personas excelentes cuya humildad les impide hacerse valer como merecen, mostrar su verdadero valor. Las segundas son mucho más auténticas, pero tienen mucho que aprender de la actitud “vendedora” de las primeras.

Paso 10: Elige buenas compañías. El camino del desarrollo personal será siempre más grato si tenemos cerca a los que queremos y nos quieren. El ritmo de vida tan acelerado que llevamos nos mantiene fuera del presente y muchas veces nos aleja de las personas que apreciamos: por no perdernos nada, nos perdemos el placer de compartir momentos de calidad con los amigos. Elijamos a nuestros compañeros, cuidemos nuestras relaciones; ellos son lo más importante.

Basado en Jorge Bucay. 20 pasos hacia adelante. Editorial Nuevo Extremo (2007)

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Un pensamiento en “20 pasos hacia adelante (i) [BdN]

  1. Pingback: “20 pasos hacia adelante” (ii)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>