Ikigai [BdN]

Residente en Tokio desde 2004, Héctor García es un apasionado de Japón y editor de la web kirainet.com, una de las referencias mundiales acerca de la cultura japonesa. Francesc Miralles es periodista especializado en psicología y espiritualidad, y autor de numerosos libros de autoayuda y de novelas.

“Ikigai” es el resultado del estudio de los autores sobre el estilo de vida en Ogimi (Okinawa), conocida como la “aldea de los centenarios” por ser la primera región del mundo en densidad de casos de elevada longevidad. Es una lectura sencilla que aborda la filosofía optimista y vital de los habitantes de Ogimi, una de cuyas claves es el ikigai o razón que da sentido a sus vidas.

DSC_0254

Sigue leyendo

Vivir es un asunto urgente [BdN]

El Dr. Mario Alonso Puig es un prestigioso médico especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, con amplia formación adicional en campos como la inteligencia humana, la medicina mente cuerpo, la psicología positiva, el liderazgo, la comunicación, la gestión del estrés… Ha dedicado gran parte de su vida a explorar el impacto que tienen los procesos mentales en el despliegue de los talentos y en los niveles de salud, de energía y de bienestar. Es, además, un destacado ponente y conferenciante y autor prolífico de obras de crecimiento personal.

“Vivir es un asunto urgente” es un ensayo acerca de la conexión entre nuestras actitudes cotidianas y nuestras emociones. De una forma amena, aunque quizá algo desestructurada, la obra ofrece claves sencillas para una relación más fluida y positiva tanto con nosotros mismos como con otros. Recogemos en nuestro Bloc de Notas algunas de esas ideas. Sigue leyendo

Momentos: 16 – 31 Diciembre 2016

16.

El restaurante está hasta las trancas a pesar de lo temprano de la noche, como a mediodía entre semana. Nos instalamos en la única mesa disponible dentro, en la parte del local que mira a los árboles navideños encendidos en la plaza desde la pomposa inauguración del otro día. Una luz tenue ilumina el amplio salón, en el que se percibe mucho trasiego de camareros tomando nota y sacando bebidas y platos. Pedimos un par de pinchos de tortilla, unas alcachofas y unas croquetas para hacer boca mientras llegan. Hago la pregunta, que es acogida con sorpresa. Sigue leyendo

Momentos: 1 – 15 Diciembre 2016

1.

Giro la cabeza a la derecha levantándola ligeramente, estiro el brazo suavemente para colocar la pantalla en un ángulo visible y entorno los ojos. 15:34, marca el despertador. Llevamos traspuestos veinte minutos, un poco más. Me quedaría aquí con él el tiempo que hiciera falta, hasta que despertara. Y podría hacerlo, pues no tengo nada agendado ni urgencia alguna esta tarde. Pero no dejarse llevar, ceñirse a un horario respetando la rutina, es parte de la disciplina. Muchas veces es uno mismo quien tiene que marcar la pauta y guiar a esa otra parte de sí que abandonaría. Sigue leyendo

Momentos: 16 – 30 Noviembre 2016

16.

Pego la moto lo más posible al seto para no interrumpir el paso a los viandantes. Clavo las patas con cierta dificultad, pues el jalón hacia atrás despierta el punto de molestia en la lumbar. Cruzo la avenida por el semáforo y unos metros adelante dejo a mi izquierda el Starbucks, donde veo que han puesto mesas alargadas compartidas, llevando el concepto casi a un espacio de co-working con varias personas echando el rato con sus ordenadores. No hay conserje en la portería cuando entro (estará haciendo la ronda de recogida de basura, pienso). Atravieso el descansillo, entro en el ascensor y subo al sexto piso. Saco el móvil del bolsillo para mirar la hora: las veinte treintaiséis. Llamo al timbre de la puerta, y al cabo de unos segundos escucho la voz al otro lado. Sigue leyendo

Momentos: 1 – 15 Noviembre 2016

1.

El tío no se inmuta ni con el trasiego alrededor. Soba como un rano, con el pijamita largo de golilla que le da aspecto de príncipe, los codos hacia afuera y las manos junto a las orejas. Tenemos todo dispuesto, el coche cargado, así que mientras ella termina de acicalarse decido tenderme junto a él a observarlo. Ni siquiera lo toco, por tentado que estoy de besarlo, acariciarlo y achucharlo; sólo lo miro, intentando registrar su rostro por completo al compás de su respiración suave. “Es maravilloso, verdad?”, oigo a mi espalda. “Tú también fuiste así”, dice con orgullo echada encima de mí, abrazándome. Sigue leyendo